QUÉ ES LA PSIQUIATRÍA INFANTO-JUVENIL

La psiquiatría infantil, infanto-juvenil o paidopsiquiatría es una especialidad médica. Esto quiere decir que para acceder al título de especialidad, en los países en donde existe, se necesita ser licenciado o doctor en medicina y posteriormente realizar un periodo de formación especializada que suele ser de unos seis años. Durante este periodo de formación el futuro paidopsiquiatra debe adquirir conocimientos en neuropediatría, profundizar en el conocimiento de aquellas enfermedades pediátricas que pueden simular o producir un trastorno psicológico, estudiar todos los aspectos biológicos de las enfermedades mentales y neuropsiquiátricas específicas de la infancia, profundizar en el conocimiento de la psicología infantil y evolutiva, aprender técnicas de intervención psicológica (psicoterapias) y, debido a su formación biomédica, responsabilizarse de los tratamientos farmacológicos.

¿Qué no es un psiquiatra infantil?

Existe la falsa creencia que el psiquiatra infantil es el profesional que se ocupa de los locos, de los casos muy graves o incurables. ESTO NO ES CIERTO. Es verdad que, debido a su formación médica y al hecho de que hoy se trabaja conjuntamente con otros profesionales, se suelen dejar a cargo del paidopsiquiatra los casos más complejos.

Igualmente, existe otra creencia, estimulada por determinados colectivos, de que el paidopsiquiatra sólo prescribe medicación mientras que el psicólogo realiza psicoterapias. Igualmente esto no es cierto: el paidopsiquiatra está preparado para realizar psicoterapias, siendo esta una de su actividad fundamental. Por tanto,

¿Cuando ir al paidopsiquiatra?

Cuando un hijo o hija presenta un problema psicológico, afectivo o de conducta, deben acudir a un psiquiatra infantil. Éste se encargará de realizar un diagnóstico diferencial con cualquier enfermedad médica que pueda producirlo, realizará una valoración diagnóstica del problema psicológico y decidirá cual es el tratamiento más conveniente: psicológico o psicoterapéutico, farmacológico, psicosocial (familiar – escolar) o mixto.

ACUDA SIN PREJUICIOS. POR IR AL PSIQUIATRA INFANTIL, SU HIJO / A NO ESTÁ LOCO, SOLO QUE HA DECIDIDO USTED ACUDIR A UN PROFESIONAL DE LA MEDICINA QUE SE HA ESPECIALIZADO EN DIAGNOSTICAR Y TRATAR LOS PROBLEMAS PSICOLÓGICOS NEUROPSIQUIÁTRICOS INFANTILES. TAMPOCO HA DECIDIDO USTED QUE SE LE PRESCRIBA MEDICACIÓN.

¿QUÉ HARÁ UN PSIQUIATRA INFANTIL SI MI HIJO/A CONSULTA POR UN PROBLEMA PSICOLÓGICO?

Lo primero, será realizar un diagnóstico diferencial con otros problemas psicológicos y médicos que pueden simular clínicamente OTROS TRASTORNOS COMÓRBIDOS. Para ello pedirá los exámenes médicos pertinentes, así como la realización de cuestionarios y/o test más idóneos. Una vez realizado el diagnóstico, Valorará los posibles déficits neuropsicológicos y qué tipo de intervención se necesita: psicoterapéutica (individual, psicosocial, familiar), farmacológica etc..

Joaquín Díaz Atienza – Paidopsiquiatra

780 total views, 3 views today